Mark Zuckerberg deberá aclarar el uso ilícito de información personal de usuarios.

Los informes de The New York Times y The Guardian evidenciaron el papel de Facebook en las elecciones estadounidenses de 2016, al revelar que la firma Cambridge Analytica utilizó los datos de aproximadamente 50 millones de usuarios de la red social para propagar anuncios políticos.

Los artículos explican que un investigador de la Universidad de Cambridge creó una aplicación en Facebook para recopilar información sobre millones de perfiles de la red social y proporcionar los datos a Cambridge Analytica. Esto, según los medios, violan los términos de servicio y privacidad de la plataforma.

Ambos informes plantearon su angustia por los procedimientos que Facebook toma para proteger la privacidad de los datos de los usuarios, y le pidieron a Mark Zuckerberg que testifique ante el Congreso.

Las acciones de Facebook cayeron más de un 10 por ciento, por debajo del máximo histórico alcanzado el primero de febrero, después de la publicación de los textos.

Las autoridades de la Oficina del Comisionado de Información del Reino Unido (ICO) solicitaron una orden para examinar los servidores internos de Cambridge Analytica luego de conocidos los informes.

De hecho, una comisión parlamentaria británica convocó al presidente de Facebook,
Mark Zuckerberg, para abordar el uso ilícito de información personal de usuarios de la red social que hizo presuntamente la empresa Cambridge Analytica con el fin de manipular campañas electorales.

Además, el organismo británico que regula la protección de datos pidió una orden de registro de esta misteriosa empresa británica que trabajó para la campaña electoral del presidente estadounidense Donald Trump, victoriosa contra todo pronóstico.

“Ha llegado el momento de escuchar a un alto ejecutivo de Facebook con la suficiente autoridad para explicar este fracaso estrepitoso”, dijo Damien Collins, el diputado que preside el comité, en la convocatoria dirigida a Zuckerberg.