La final se llevará a cabo entre el 8 y 9 de diciembre.

La suspendida final de la Copa Libertadores entre Boca Juniors y River Plate se jugará entre 8 y 9 de diciembre en sede por definir fuera de Argentina, decidió este martes la Conmebol, que aclaró que el encuentro queda sujeto a una decisión del Tribunal de Disciplina del organismo.