Desde hace mas de un mes hay dificultades en esta importante carretera. Guayabetal, en calamidad pública.

Desde el lunes hasta este jueves han caído más de 30.000 metro cúbicos de material sobre la calzada de la vía en el kilómetro 58.

La compleja situación que se vive en la vía al Llano por los continuos deslizamientos de tierra en varios puntos de la carretera obligaron a las autoridades nacionales a decretar el cierre indefinido de este importante conector vial.

Se abren 2 rutas alternas la primera con mas de 300 kms y la segunda con mas de 500 kms.

Aunque la ANI presenta un panorama de tranquilidad, la verdad es que media Colombia, esta en estos momentos a la suerte, a las carreteras terciarias y a la delincuencia que vera una nueva oportunidad allí.

Y es que aun con el cierre de este sector los peajes seguirán activos, ya que seguimos pagando peaje por una vía no existente, claro esta; que ha recibido premios a nivel nacional e internacional por ser una obra de vanguardia.

Las dificultades en la movilidad por esta vía comenzaron desde hace alrededor de un mes por el fuerte invierno que azota a la zona. Uno de los momentos de más complejidad ocurrió entre la noche del domingo y el amanecer del lunes cuando se presentaron deslizamientos en el kilómetro 58 y ese mismo día se produjo un derrumbe de gran tamaño que taponó las dos calzadas de la vía.

De acuerdo con el Gobierno nacional, se hará el cierre de 1,5 kilómetros de vía entre el  kilómetro 57 y el kilómetros 58+500 del corredor Bogotá – Villavicencio, antes de llegar al municipio de Guayabetal (Cundinamarca); de forma indefinida, hasta que el corredor esté en condiciones de seguridad y transitabilidad.

Precisamente en Guayabetal se declaró este jueves la calamidad pública señalando que en el corredor vial se presentan inconvenientes por las intervenciones realizadas por la construcción del túnel 13 y la inestabilidad geológica de la Mesa Grande, que generó el desprendimiento de grandes cantidades de material del talud hacia la vía.

La Unidad Nacional para la Gestión de Riesgo de Desastres señaló que tiene dispuesto planes de contingencias en las zonas donde puede haber mayor dificultad, entre estos siete barrios de Guayabetal, ante posibles emergencias por deslizamientos. Otro factor de análisis es alguna emergencia que se podría llegar a dar con el río Negro en este sector.

Respecto a la vía, por instrucción del Ministerio de Transporte, se acelerarán las obras de estabilización en el kilómetro 58, considerado como uno de los puntos críticos, para habilitar la vía en el menor tiempo posible, por lo que allí se invertirán $120.000 millones.


Las autoridades manifestaron que en total en la vía Bogotá – Villavicencio las inversiones en atención de puntos críticos que destinará el Gobierno Nacional llegarán a los $235.000 millones de pesos.