El mandatario había amenazado desde hace tiempo con imponer tarifas a las importaciones de acero y aluminio, acusando a los demás países de ‘dumping’ y de librarse a prácticas comerciales «desleales»

.

Los principales países productores de acero y aluminio condenaron este viernes la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de imponer aranceles a estos dos productos, que provocaba serias turbulencias en los mercados financieros.

Durante una reunión el jueves en la Casa Blanca con representantes de la industria siderúrgica estadounidense, Trump adelantó que los aranceles al acero subirían hasta un 25%, y los del aluminio importado a 10%.

El anuncio provocó airadas reacciones de los principales socios comerciales de Estados Unidos, como Canadá, la Unión europea, Australia y México, muchos de ellos productores de estos dos materiales.

Tras el anuncio, el índice Dow Jones perdió el jueves 1,7%, y el viernes las bolsas asiáticas cayeron con fuerza, entre ellas Tokio (-2,5%),mientras las plazas europeas abrieron con fuertes retrocesos.

En América Latina la medida de Trump impactaría especialmente a Brasil (que en 2017 representó el 13% de las importaciones estadounidenses de acero) y México (9%).

China, gran rival de Estados Unidos y que ha estado en el punto de mira de Trump por sus prácticas comerciales, urgió este viernes a Estados Unidos a «restringir» el uso de medidas proteccionistas y a «respetar las reglas» del comercio internacional.