EJÉRCITO NACIONAL DESTRUYE EN EL GUAVIARE UN LABORATORIO Y DOS SEMILLEROS CON 500.000 MATAS DE COCA

Con su trabajo diario los soldados del Ejército han logrado destruir más de 57 millones de matas de coca en más de 600 semilleros, lo que ha evitado la siembra de cultivos ilícitos en cerca de 5000 hectáreas del territorio.

En el marco de la Operación Mayor José Inocencio Chincá, bajo el lineamiento del Plan Bicentenario Héroes de la Libertad, las tropas de la Vigésima Segunda Brigada de Selva, orgánica de la Cuarta División del Ejército Nacional, ubicaron y destruyeron en área rural del departamento del Guaviare un laboratorio para el procesamiento de pasta de base de coca y 2 semilleros con 500.000 matas de coca, lo que afecta el motor económico del GAO-r Estructura Primera.

Dentro de las recientes operaciones de control territorial, las tropas que recorren a diario el departamento del Guaviare ubicaron en el área general de la Mesa de Lindosa, municipio de El Retorno, una estructura en madera, con techo de plástico de 50 metros cuadrados, que contenía más de 200 galones de insumos líquidos, entre los que prevalece el combustible y más de 2000 kilogramos de insumos sólidos y material avaluado en más de 7 millones de pesos.

Según datos proporcionados por el Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (SIMCI), este laboratorio alcanzaba una producción mensual de 40 kilogramos de pasta de base de coca, equivalentes a 112 millones de pesos mensuales aproximadamente, lo que golpea el factor económico de las disidencias en más de 115 millones de pesos.

De igual manera, los soldados de la Brigada 22 llegaron hasta la vereda Tomachipán, del municipio de San José del Guaviare, en el departamento del Guaviare, donde hallaron dos semilleros de matas de coca, fabricados en madera y techo de polisombra y palma seca, uno con 300.000 matas de 15 centímetros de altura, avaluadas en más de 4000 millones de pesos, y otro, con 200.000 matas, de 4 centímetros de altura, que tenía un costo aproximado en 2000 millones de pesos.

La destrucción de esos dos semilleros y las matas de coca que tenían allí, junto al laboratorio y su contenido, logra afectar las finanzas del GAO-r Estructura Primera en más de 6000 millones de pesos, y evita la siembra de más de 50 hectáreas en la selva colombiana, equivalentes a 50 canchas de fútbol.

Sitio Realizado con ❤️ por Broadcast Media LLC

Scroll to Top